lunes, 19 de febrero de 2018

Otra manera de ver el cielo. Observatorio de Garraf.

No siempre se tiene la oportunidad de estar más cerca de las estrellas y esta vez lo íbamos a conseguir gracias al Observatori Astronòmic del Garraf de la mano de Rat y Carles, los cuales nos hicieron vivir junto a más visitantes una visita inolvidable y aprendimos algunas cosas sobre el universo en el que nos encontramos y lo pequeños que somos. Conocimos la posibilidad de hacer esta visita gracias Sara de www.viajarlocuratodo.com
La Cúpula del Observatorio
La reserva la teníamos para el 3 de febrero a las 18:15, nos pareció una buena hora para Éric. Para llegar al Observatorio hay que adentrarse en el Parque natural del Garraf y tras recorrer unos 15kms por el parque llegamos al observatorio junto a la casa de Colonias Can Grau, es mejor ir guiados por GPS, no es fácil llegar.
El interior del Observatorio
Una vez llegados nos esperaban más visitantes y unos cuantos niños más, fuera había unas radiografías preparadas para poder observar la puesta de sol sin dañarnos los ojos. Dentro calentaban Cacaolat para contrarrestar el frío que hacía en el exterior.

Nos dividimos en dos grupos, a nosotros nos tocó como es lógico en el que estaban todos los niños, había algunos más mayores, alguno con la necesidad imperiosa de preguntar por todo y contar lo que ya saben, fue bastante divertido.
Antes de la caída de la noche
Entre otras muchas cosas aprendimos que después de la puesta de sol durante un espacio de tiempo muy corto aparece en el horizonte el cinturón de Venus en el lado contrario, osea el este, que es la propia sombra de nuestro planeta.

A medida que iba oscureciendo, Rat nos iba contagiando su pasión por el universo y explicándonos lo que tenemos sobre nuestras cabezas y con un puntero láser que parecía acariciar las estrellas nos iba presentando las diferentes constelaciones del firmamento.
El pequeño planetario
Dentro nos explicó como leer la carta celeste e identificar y encontrar lo que tenemos ante nuestros ojos, mientras los peques la acribillaban a preguntas. De aquí pasamos al pequeño planetario donde pudimos ver de forma acelerada el cielo durante 24 horas y conocer más constelaciones que más tarde pudimos reconocer en el exterior.
El telescopio
¿Qué sería de una visita a un observatorio si no accedes a la cúpula para poder ver a través del telescopio? Todo nuestro grupo subió a través de la pequeña abertura hasta la cúpula y aquí Carles nos explicó lo que íbamos a ver. En esta primera observación vimos las Pléiades, una vez que pasaron primero los niños y luego los adultos, Carles giró la cúpula para dirigir el telescopio hacia una galaxia.
Aprendiendo los movimientos de la tierra
El cielo comenzaba a taparse y sin darnos cuenta ya eran las 20:30 el tiempo pasa volando y para los niños empezaba a ser tarde, así que después de agradecer la visita a Rat y Carles nos despedimos con este buen sabor de boca y nos dispusimos a cruzar el parque del Garraf bajo el firmamento que ahora conocemos un poco más, bajo la estrella más brillante del firmamento, Capella.
La noche invade la zona
Si queréis disfrutar de la experiencia tenéis que poneros en contacto con ellos, hacerlo con antelación ya que en principio es una por mes y así os aseguráis la plaza, si vais con niños se lo pasarán en grande, Eric disfrutó con la experiencia. Os dejamos el link: http://www.oagarraf.net/