martes, 12 de septiembre de 2017

Cabo Verde, empezamos un nuevo viaje.

Normalmente cuando decidimos realizar un viaje, casi nunca acabamos en el primer sitio que habíamos pensado, para no faltar a nuestra costumbre esta vez ocurrió lo mismo. El problema este año es que en contra de nuestra voluntad las vacaciones tenían que ser en agosto, algo de lo que huimos normalmente, pero este año Éric empieza el colegio y queríamos que empezase junto a todos.

¡Nos vamos!
En la lista estaba Irlanda del Norte, Azores y puede que me deje algún sitio más, pero fueron descartados a regañadientes por los precios de los vuelos y los alojamientos, además decidimos muy tarde el destino y empezaban a ser prohibitivos los precios, propuse Cabo Verde (Quim), ya le había echado el ojo hacía tiempo y parecía un lugar factible, nos pusimos a buscar información y empezó una odisea, no hay muchos datos en internet que te ayuden a preparar el viaje, tampoco muchas guías de viajes, la más completa que encontramos es la Guía Azul de ediciones Gaesa.

Hay que apañarse con el espacio
Como hicimos en Marruecos, queríamos  hacer Trip-Drop, contactamos con alguna ONG que no nos respondieron, incluso una que previamente lo había hecho con el portal de Trip-Drop, nada. Es tan desesperante que Turismo de Cabo Verde tampoco nos contestó a los mails que les enviamos, de hecho su instagram no tiene publicaciones desde 2016, incluso empresas de alquiler de coches. A pesar de estos antecedentes seguimos adelante.

¡NOS VAMOS!

Aprovechando una oferta de MyTaxi, con un descuento del 50% al aeropuerto, reservamos uno para las 4:15 de la mañana o de la noche, ni siquiera el taxista sabía cual sería la forma correcta, nuestro vuelo salía a las 6:40, sería un día largo, Éric se despertó en el taxi y cuando llegamos al aeropuerto estaba a tope como si fuesen las 11 de la mañana. Había bastante ajetreo en la terminal, sobre todo en seguridad, nosotros pasamos por el acceso para familias por lo que no hicimos nada de cola, pero como en estos días ha habido problemas con la empresa que hace los controles intuimos que algo había aunque digan que no.

¡Ya estamos en Cabo Verde!
Como habíamos conseguido realizar todas las operaciones bastante deprisa nos paramos a tomar algo para espabilarnos, más Elena y yo que Éric :-), cuando ya pasaba un poco de la hora de embarque, le dije a Elena que había que ir tirando, yo soy el histérico del reloj, me dijo que ya estaba como siempre y como me he llevado muchas broncas no insistí, así que cuando estábamos llegando al embarque, la misma mujer que nos facturó nos echó una media bronca ya que estaba todo el pasaje dentro y nos estaban esperando, ni siquiera nos miró los pasaportes porque ya lo había hecho antes, a veces tengo razón pero no se me reconoce...

Hay que refrescarse, ¡menudo calor!
Nuestro avión de la Tap nos llevó a Lisboa, donde en algo más de una hora nos subimos a otro que nos llevaría en unas 4 horas a nuestro destino final Praia en la isla de Santiago, Éric estaba encantado viendo aviones y yo también. En el vuelo Éric ya no pudo más y se acabó durmiendo.

Vuelo tranquilo hasta Praia, nos preparamos para salir, no hay fingers, así que bajamos por las escaleras, pisamos tierra y ¡¡zas!! una bofetada de humedad en todo el cuerpo, habíamos leído que el clima es parecido al de Canarias, pero me temo que nos la han colado, mientras esperamos en la cola para conseguir el visado el aire acondicionado no hace suficiente por mitigar nuestro calor.

De momento lo que vemos nos gusta
El visado lo puedes gestionar con la embajada en España, pero cuesta 45€ y tienes que hacerlo con tiempo porque hay que enviar el pasaporte, nosotros vimos que en el mismo aeropuerto por 25€ también lo hacen y es muy raro que te rechacen, pero nos rechazaron, es broma pasamos sin problema.

¿Qué tiene el agua que atrae?
Con nuestras maletas y después de un pequeño percance con Éric que iba sobre las mochilas y se cayó al suelo en un bache sin hacerse nada, acompañados por dos chicos que se intentan ganar la vida llevando maletas hasta los taxis, a los que les supo a poco los 2€ que les dimos por hacer 70 metros. El aeropuerto está a 3,5kms de Praia, se llega en seguida y al poco rato nos dejó en la puerta de nuestro alojamiento Vivienda Viviani, regentado por un italiano muy majo. El taxi desde el aeropuerto cuesta 10€ ó 1000 escudos, los euros les gustan porque al cambio ellos salen ganando.

¡Cuerpazo!
Como llegamos a las 13h, nos desplegamos en la habitación e insistí en salir a cambiar dinero al banco, si podéis evitar el aeropuerto mejor ya que allí te cobran un 3% sobre la cantidad a cambiar, en cambio en los bancos suele ser entre 3 y 5 euros da igual el importe, con un calorazo impresionante y sudando hasta las pestañas nos dejamos guiar por el GPS, el más cercano no lo estaba tanto y el calor no ayudaba ya que Elena estaba agobiada y no le hacía mucha gracia tanto calor, menos mal que en el banco había aire acondicionado, cambiamos sin problema y pasamos a por agua, vimos un poco la zona y no era muy atractiva, volvimos al hotel para resguardarnos del calor y meternos en la pequeña piscina. Lo cual agradecimos muchísimo, sobre todo Éric que se lo pasó genial.

Faro María Pía
Cuando ya hacía menos calor nos acercamos a una zona comercial que hay cerca en la playa y vimos otra cara más agradable, mucha gente bañándose en las playas y los restaurantes muy correctos y con precios asequibles. A Elena ya le empezaba a cambiar la cara y a gustarle lo que veía, menos mal. Por aquí no hay muchos turistas y es una envidia ver que todo el mundo está más moreno que nosotros.

5 comentarios:

  1. Cabo Verde me llama la atención por las playas que he visto... pero es verdad que hay poco información sobre este país.
    Al final cómo hicistéis? Ruta en coche? en transporte??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Pues al final de todo menos coche de alquiler . Allí fundamentalmente nos movimos en "aluguer" que son furgos que van entre pueblos (eso sí vas como sardinas en lata) y taxis que son bastante económicos.
      Para ir entre islas avión y ferry.
      Es un país muy interesante!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Ay, qué bueno! Cómo me he reído con Quim Pepito Grillo con lo de: "tenía razón"!!! Jajaja. Me encanta leeros y ver que viajar con niños, ES POSIBLE y necesario, por lo que les aporta a ellos una experiencia así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si guapa! Es posible y la verdad es que enriquecedor para todos! Lo de Quim pepito Grillo sin comentarios....llegamos a perder el avión y aún le estaría oyendo!jajaja
      Tenemos una pendiente!! muaks

      Eliminar